EN DIRECTO
La Mákina 92.6 La MáQ!NA
  • Home
  • “Pacific Rim: Uprising”: cuando el entretenimiento se convierte en todo un espectáculo

“Pacific Rim: Uprising”: cuando el entretenimiento se convierte en todo un espectáculo

26 marzo 2018 Crítica cinematográfica


Facebooktwitter

Por fin ha llegado la Navidad cinematográfica, la temporada estival, donde nos dejamos de historias dramáticas y grandilocuentes, propias de la campaña de premios, para centrarnos en productos cuyo único objetivo es el gran espectáculo y el entretenimiento, y eso precisamente es “Pacific Rim: Uprising”.

Protagonizada por el nuevo rostro de Star Wars, el británico John Boyega, y el último guaperas de Hollywood Scott Eastwood, hijo de Clint, esta película es la secuela del film dirigido por el mejicano, y flamante ganador del los Óscar a mejor película y mejor director, Guillermo del Toro, que se estrenó ya hace 5 años y que sin ser un gran éxito en EEUU, salvo la carrera comercial en el mercado nipón y se ha convertido en un producto de culto. Y es precisamente China la clave en la creación de esta secuela rodada en los estudios del gigante asiático.

Estos productos son historias que homenajean el llamado género Kaiyu, obras ahora clásicas entre el público más freaky, como Mazinger Z o Godzilla, donde robot gigantescos pilotados por humanos se enfrentas a criaturas monstruosas generalmente en el marco de una gran ciudad asiática, y “Pacific Rim: Uprising” no es una excepción.

Esta secuela ya no está dirigida por del Toro, que se mantiene acreditado en labores de producción, sino por un realizador novel, aunque con una extensa carrera de show runner en series de éxito como Daredevil, que logra insuflar a la película la energía y el dinamismo de su predecesora, aunque quizás no la estética oscura, fotografía preciosista y estilo visual del mejicano, lo cual no quiere decir que no sea una continuación más que digna que logra con creces su objetivo principal, mantener al público aferrado a la butaca con una sonrisa en la boca provocada por un frenesí de batallas robóticas.

 

Facebooktwitter